Turismo y Desarrollo Comunitario

 
2
 
 
 
Cuando viajo, intento siempre organizar mi propio itinerario, fuera de los circuitos convencionales del turismo masivo.
 
Viajar en busca de otras alternativas puede ser una buena oportunidad para lograr un impacto positivo de tus acciones, favoreciendo a las comunidades donde llegas. Frente a estas alternativas, el turismo rural comunitario se presenta como una opción ideal, además de generar una experiencia única y acogedera para tus viajes y aventuras.

He tenido la suerte de conocer magníficas iniciativas locales de agricultura familiar y turismo rural, que, como resultado del trabajo y de la implicación de la comunidad, han logrado desarrollarse y lograr impactos positivos diversos en el desarrollo local comunitario.
 
A continuación, dos ejemplos de estas experiencias de mis viajes por Costa Rica

EXPERIENCIA 1- «EN BUSCA DE LA CASA DE CHOCOLATE ARTESANAL»

Si eres del tipo de persona que adora el chocolate, te encantará realizar una experiencia como la que tuve durante un viaje al caribe de Costa Rica. La visita a la comunidad de indígenas de la etnia Bribrí del Valle de Talamanca, a 220 km de San José, la capital del país.
 
Para llegar, toma la ruta 32 desde San José hacia Limón, y una vez en Limón toma la ruta a Bribrí, que te llevará luego de varios kilómetros hasta Bambú, donde se encuentra una pulpería y una delegación de policía. Si vas en transporte público, desde San José salen buses diarios, pero deberás bajar en Bribri y tomar otro bus o taxi hacia Bambú.
 
SUPPORT
 

El viaje comienza en una canoa a través del río Yorkín, que puede durar poco más de una hora. No hay otros caminos ni vías de acceso directo que no sea el río. Las canoas tienen motor, pero el río tiene tramos que obliga a sortear algunas dificultades a remo, pies y manos. Así es que desde el comienzo, esta experiencia es toda una aventura.

A través del turismo y la producción de la agricultura orgánica, un grupo de diferentes familias han encontrado un modo de diversificar sus ingresos y potenciar el desarrollo comunitario.

El cultivo del cacao orgánico para la comunidad bribri, no sólo representa una fuente de ingresos sino también forma parte de su cultura ancestral. Por eso desarrollan actividades basadas en el turismo, donde invitan a los visitantes a vivir con ellos, a conocer sus costumbres y deleitarse con esta exquisita maravilla que es el cacao artesanal. Y lo mejor de todo, te enseñan a prepararlo y puedes comer todo lo que quieras.

Aún recuerdo el olor a comida casera que llegaba desde la cocina a leña y gas, donde preparan los plátanos, los frijoles, el café, y el chocolate artesanal.

Gracias al turismo , esta comunidad se ha beneficiado con el incremento de ingresos que impactan directamente en las familias, pues cuenta con una escuela, una telesecundaria y, cada vez, mejores infraestructuras para poder atender a sus huéspedes y ser autosustentables.
 
1

EXPERIENCIA 2- «VIAJA, DISFRUTA Y APRENDE A EMPRENDER»

¿Te imaginas viajar a un país exótico, y pasar una temporada viviendo en medio de naturaleza pura, en una casita escondida entre árboles frutales, huerto propio, animales de granja y mucha mucha paz? Pero espera urbanita, si piensas que puedes llegar a aburrirte, olvídalo. Desde el primer día, tienes una agenda preparada y repleta de actividades nuevas y divertidas para hacer y aprender. De eso se encargan un grupo de mujeres emprendedoras, que manejan sus propias iniciativas rurales de agricultura familiar.

Aprovechando el potencial de estos emprendimientos, estas mujeres reciben todos los años a viajeros de distintas partes del mundo y del propio país, para dejarles vivir la experiencia de visitar, aprender y trabajar en sus granjas y huertos, convirtiendo estos espacios en maravillosas «aulas verdes» donde transfieren sus conocimientos y experiencias.
 
La mayoría de los huéspedes son jóvenes estudiantes o voluntarios que quieren aprender y conocer de cerca las experiencias de agricultura familiar y de turismo rural comunitario de estos parajes. Vienen de todos lados. Y se van renovados y maravillados

Como siempre, tuve la suerte de conocerlas y trabajar con ellas en un video que preparamos en ocasión del día de la mujer rural.
Por aquí dejo el enlace para curiosear

Y aquí más fotos, tomando notas y documentando la experiencia
 
THE BEST THINGAVAILABLE(3)

CÓMO CONSEGUIR EXPERIENCIAS DE ÉXITO PARA TU PRÓXIMO VIAJE.

Como verán, otro tipo de turismo es posible. Y no sólo es posible, sino necesario y además es gratificante, en todos los sentidos. Porque no sólo beneficia a la comunidad local y al desarrollo sustentable, sino porque personalmente nos aporta valor, energía positiva y satisfacción de saber que los beneficios son compartidos.

Realizar un tipo de turismo que favorezca el desarrollo comunitario es una apuesta al presente y futuro que vale la pena intentarlo. Son más las cosas que uno recibe, de las que verdaderamente es capaz de dar. Pero es necesario tener en cuenta algunas recomendaciones para aprovechar mejor la experiencia.

 
2
1. Planifica tu viaje con lo detalles más importantes, pero deja un lugar a la espontaneidad.
Como cada cosa en la vida, déjate llevar por propuestas que pueden surgir durante el viaje. Esto no implica que hay que salir a la aventura sin prever asuntos importantes, como la seguridad y el equipamiento básico. Una vez puestos en ruta, sal de la zona de confort de dejar que te lleven a todos lados como si fueras un paquete y lleva tú mismo el paquete (tu mochila y tu propia ruta)

2.Compra en el mercado local y habla con la gente local
Puede parecer lógico, sin embargo, mucha gente aún no sabe, no se anima o no cae en la cuenta de los tremendos beneficios que aportan para el desarrollo comunitario el consumir localmente los productos que producen las familias del lugar. Sal al mercado de frutos, al mercado de artesanos, visita ferias, y habla con la gente que de seguro te dan algunas pistas para conocer y sorprenderte de otros circuitos menos promocionados, y seguramente de gran potencial turístico.

3. Aprópiate del espacio y las costumbres del lugar.
Por ejemplo, cuando vayas a comer, observa dónde va la gente de la zona.Si ves un lugar concurrido por gente local, muy probablemente allí se sirvan los mejores platos.Lo digo por experiencia. 😉

4. Concurre a una agencia especializada en turismo comunitario o utiliza internet para informarte mejor
Visita foros y blogs de viajeros frecuentes, que pueden darte pistas de lugares y experiencias inolvidables. Conoce las agencias y guías turísticos locales, y contáctalos para que te ayuden a armar tu itinerario de la mejor manera posible.

5. Olvídate de lo que crees ser, piérdete en la cultura local, y vive tu experiencia a pleno.

 
SECRET copia

 
Si te ha gustado el post, te ha parecido útil o crees que puede serle de interés a alguien que esté por emprender un viaje o una iniciativa de turismo que aporte al desarrollo comunitario, no pierdas tiempo y compártelo con tus redes y contacto! Y si quieres, déjame tus comentarios y sugerencias. Siempre me vienen bien para mejorar el blog 🙂
 

Cosas que tienes que hacer antes de los 40: Viajar a Costa Rica

Si estás camino a los 40 o ya los pasaste hace tiempo, y aún no has visitado Costa Rica, a qué esperas!!

Una de las cosas que más ama la gente en todo el mundo es viajar. Y hay lugares que merecen la pena hacerlo y cuanto antes mejor. Costa Rica, es uno de ellos. No importa la edad, ni cómo ni con quién te encuentres, te aseguro que te encantará.

Quién pudiera negarse a visitar un país que apenas con el 0,1% de la superficie terrestre, representa el 5% de la biodiversidad mundial, contenido en hermosos bosques, parques nacionales, y costas.

photo by Mau Ramírez
photo by Mau Ramírez

 
photo from www.visitcostarica.com
photo from facebook www.visitcostarica.com

Gracias a mi trabajo en la cooperación internacional, he tenido la dicha de conocer el país de la «pura vida» desde la profundidad de su tierra, su gente, su economía, sus paisajes, su diversidad, sus curiosidades y sus tesoros ocultos. Desde que abandoné Costa Rica, he recibido al menos 6 solicitudes de información de parte de mis queridas personas y sus contactos para que les dé sugerencias para viajar a ese enigmático paraíso terrenal.

La última solicitud ha sido en conversaciones digitales con mi amiga Ro, una publicista argentina afincada en Barcelona. Yo, celosa de no estar allí para recibirla, le he reclamado el por qué se ha esperado tanto tiempo para ir. Me ha dicho “tengo ganas de ir desde que me enteré que estabas viviendo ahí”

Así que le prometí pasarle algunos tips y sugerencias para visitar y aprovechar de la mejor manera el pequeño gran país.

En estos momentos la afortunada publicista y su compañero de viajes están aprovechando algunas de mis pistas, creo que con éxito. Estoy ansiosa por ver las fotos.

OFF ROAD WITH YOUR WORK VEHICLE
EL PROYECTO

Como seguramente más personas me escribirán por lo mismo, he decidido preparar una mini guía de aventuras, inspiradas en mis propias experiencias de viaje y residencia en Costa Rica. He hablado con algunas personas que pueden ayudarme, entre los que se encuentran periodistas, blogueros, fotógrafos, cooperantes, voluntarios, aventureros, viajeros, y los que no califican en nada de lo anterior pero se apuntan a todo lo que sea colaborar sólo porque resulta divertido (aquí hay muchos amigos ¡qué buena gente!)

Esta no es una guía convencional de viaje de esas que usted puede encontrar en internet o en cualquier agencia de turismo. Yo cuento historias y eso es lo que verá aquí próximamente, y será un regalo exclusivo para todos mis suscriptores y seguidores. Queremos contar lo que no se cuenta, la riqueza escondida en las historias urbanas, rurales, y de desarrollo comunitario a través del turismo.

Sugerencias y otras experiencias son bienvenidas para completar la mini guía, la que esperamos ir entregando historias en capítulos secuenciales y si se animan, imprimir algunas copias de cortesía (también tenemos imprentas amigas!).

La próxima serie será otro de mis amados lugares en el mundo, pero no diré cuál, no nos adelantemos. Aún falta mucho para los 40 así que hay tiempo de escribir y seguir viajando. 🙂

Si has llegado leyendo hasta aquí, ya te habrás dado cuenta que la edad del título es una excusa. Porque simplemente:

    «No hay edad para hacer lo que de verdad te gusta y menos, si de viajar se trata. Viajar es emprender. Viajar es innovar con la propia vida. Y hay distintas maneras de viajar”.

Entonces, cuarentón, cuarentona, cuasi cincuentón, treintañero desfasado, nómade sin documentos…¿Se animan a subirse a esta aventura por Costa Rica?

Síguela en Instagram ;)
photo by Kako Martinez

Próximo post: Check List Costa Rica- Para antes de lanzarte a la aventura. Historias de primerizos (Muy pronto)

CONVOCATORIA

Si ud es fotógrafo/a y quiere colaborar con sus imágenes con este relato de viaje, por favor, escríbame un correo con la propuesta y yo le contactaré. Si es escritor, puede enviarme sus historias, y yo me inspiraré o le entrevistaré. (Lo que suceda primero)

Viajar por fuera, mudar por dentro

Hace un tiempo me mudé de casa. No suele ser algo que me sorprenda, puesto que vengo mudándome de un lado a otro hace casi 10 años, y más de una vez por año. Ya he perdido la cuenta y ponerme a hacerla me daría algo. Son muchas.

La última mudanza de casa me sorprendió despidiendo el año con un pedazo de pan dulce en la mano y una cerveza sin alcohol en la otra. En una casa que parecía enorme por la falta de muebles, y un bebé que dormía plácidamente en la única habitación que sí los tenía. Eso es lo que pasa cuando tienes que dejar un piso que alquilaste todo amueblado por otro que no, y encima hacerlo a fin de año.

Pero yo no podía estar más feliz. Tenía un balcón perfecto desde donde mirar la luna que iluminaba tímidamente la silueta de la gran cordillera de los Andes. Miraba hacia allí mientras brindaba porque del otro lado estaban los míos, los de toda la vida, del otro lado estaba mi casa, la de toda la vida.

Y desde este lado, estaban también los míos, los que se mudan conmigo.

luna-decasa

Pensé entonces qué podría sacar de esta experiencia. ¿Existe algo así como asesora de mudanzas online? No lo he “googleado” pero suena bien tener una aplicación que te ayudara con esa agobiante, pero a la vez entretenida situación de mudar de casa. Y sí, porque realmente hay gente para todo. Hay quienes se apropian muy bien con su lugar en el mundo y no lo cambiarían por nada, y hay quienes su lugar en el mundo es el propio mundo, o mejor dicho, el mundo de aventuras que llevan dentro. Creo que, en el fondo, yo soy una combinación de ambas cosas.

Haber mudado tanto me ha enseñado a valorar lo esencial de lo superfluo. A no aferrarme a los objetos y a atesorar los sentimientos. A donar, a transferir, a intercambiar. A comprar menos y hacer más.

Mudar de casa puede servir como ejercicio para aprender a desprenderse y vivir con poco, o con lo justo. Vivir con lo justo significa realmente vivir con aquello que necesitas, ni más ni menos. Lo que te permite ir más liviana por la vida y dedicarte a hacer lo que de verdad te gusta, sin la presión de mantener a costa de deudas una vida llena de nada.

Haber mudado de ciudad en ciudad me ha enseñado la importancia de los lazos comunitarios. A disfrutar de tu barrio y la vecindad, y aprender a involucrarte en iniciativas locales que te permitan ser parte del cambio.

Mudar de país en país me ha ayudado a madurar. Aprender que las diferencias no nos distancian, por el contrario, nos enriquecen. Aceptar que las certezas personales son creencias asumidas, existen hasta que mueren o se abandonan y que la vida es más divertida si te dejas sorprender.

No importa si en verdad te mueves de un lado a otro, o te quedas donde estás. Lo importante es mudar, cambiar por dentro. Antes de viajar por el mundo había escrito en el diario de mi pre-adolescencia un deseo. “Cuando sea grande quiero…” y lo completé con 4 o 5 deseos. Uno de ellos era “viajar por el mundo y conocer culturas diversas”. Lo recuerdo de memoria. Ahora pienso: “Viajar por el mundo”.. Mmmm le voy a hacer check.

El mundo es demasiado grande para abarcar una vida. La vida es demasiado corta para pretender un mundo.

PD: Si quieres que sea tu asesora de mudanzas online, contáctame. A lo mejor resulta! ☺

¿Qué es el estilo «urban cycle chic»? Acá te lo cuento

Muchas habrán escuchado o leído sobre el movimiento urban cycle chic.

Concretamente, el movimiento Urban Cycle Chic ® comenzó su andadura en junio de 2007, cuando Mikael Colville –Andersen, un experto de la movilidad urbana y CEO de la empresa de diseño Copenhagenize , comenzó a subir fotos a un blog para mostrar la cultura de la bicicleta de Copenhague. El blog rápidamente se topó con el interés de la gente por conocer el estilo de vida de los habitantes de la ciudad, que habían incorporado la bicicleta a su vida cotidiana y a su estilo personal.

A partir de entonces, la frase » Cycle Chic ® » fue acuñada y se utiliza para definir una tendencia social que combina estilo, moda y bicicletas, de manera que funcione con el estilo de vida y el sentido de la moda de quien usa la bici como medio de transporte en la ciudad . Tanto si quieres llevar Lycra o Spandex, como si quieres llevar ropa fresca, cómoda; incluso si quieres lucir tu estilo para ir a la oficina o a una reunión de trabajo, puedes llevarlo sin problemas montada en tu bicicleta.

No podemos negar que el uso de la bici como medio de transporte en la cotidianeidad de la ciudad está cada vez más difundido. Si bien en muchas ciudades aún son ellos los que usan más la bici, los estudios demuestran que cada vez más mujeres se animan a las dos ruedas . De hecho, muchos diseñadores encuentran inspiración en esta pareja urbana (moda y bicicletas) y realmente resulta una experiencia interesante.

El desafío está ahora en encontrar las mejores propuestas de diseño, hechos con dedicación, para ofrecer comodidad, estilo y belleza en las prendas; las que a su vez formarán diferentes outfits para cada ocasión, enlazando el uso de la bici con el estilo de moda urbano de las personas.

Personalmente estoy entusiasmada con este desafío y tengo la suerte de poder experimentarlo en Mi Vida es Bella

¿Te animas tú también a experimentar con esta divertida combinación de estilos?

Mi ciudad en pedacitos de espejos

Yo no vivo en ninguna ciudad. Mi vida transcurre desde hace poco más de 10 años, cuando algo se me antojó curiosidad y comencé a vivir la vida experimentando al filo del abismo de perderlo o el éxtasis de conseguirlo.

En ese mundo caótico, tomé la decisión de abandonar el país donde nací y crecí. Sentía que el aire que respiraba me resultaba denso, y me costaba expresar palabra si no fuera gritando o callando. Los extremos nunca fueron mis aliados, uno u otro temperamento hacía trastabillar la imagen que de mí tenía la gente, (que en aquella época y en aquel lugar era más que la sed) y con ello la posibilidad de entablar mejores relaciones, y una cada vez más costosa manera de expresarme como yo era realmente. La vida me estaba jugando una mala pasada, segun yo creía, y decidí hacer un giro total en la esquina de mayor trafico.

Tomé prestada un alma, porque entre tanto cambio, ni yo estaba segura de mi sombra. Marché a Europa, sin saber muy bien para qué ni cómo, sólo era el deseo de huir.

Han pasado 7 años y aquí sigo por el mundo, cambiando de casa en casa.

Contrario a todos los mitos que se dicen por allí, yo no sufro el desarraigo, por el contrario, sufro el miedo a regresar, y me embriago en la pasión de estar fugada de los recuerdos que menos me gustan de mi vida.

He hecho de todo, aunque eso sería exagerar, digamos que he vivido muchas cosas en un tiempo record. Eso si lo comparo con lo poco que he vivido en los 7 años anteriores al giro en u.

Con las vidas que he vivido en cada parte, y con la gente con la que me he encontrado he reconstruido una ciudad nueva. Ahora puedo decir que vivo en una ciudad maravillosa hecha con pedacitos de espejos.

Las imágenes que he rescatado de mi retina, se han escabullido por el lente de una cámara de ocasión. Y es por eso que mi ciudad son fragmentos de imágenes y de textos, es una ciudad vivida, un no lugar, una ciudad construida con pedacitos de espejos.

La intención de este relato fotográfico, es contar poco a poco, cómo la he construido y de dónde he sacado tantos pedacitos, y cómo a veces, muchas veces, resulta revelador, vertiginosamente osado y divertido, mirarse y mirar al mundo en una serie de espejitos rotos donados o prestados por otros, ganados o robados en el rumbo de la vida.