Cómo planear la comunicación para el desarrollo de políticas públicas de turismo sostenible (I)

La comunicación es una disciplina y una herramienta muy valiosa para potenciar y facilitar la planificación y la implementación exitosa de políticas públicas de turismo sostenible.

Planear la comunicación para el desarrollo de políticas públicas es en sí una tarea muy ardua y compleja, más aún por la gran diversidad y complejidad de actores y factores que confluyen en un área como la del turismo.

Sin embargo, existen maneras de llegar a buen puerto, y para eso, en este post me he propuesto sistematizar algunas ideas y pasos claves que tiene que dar cualquier profesional, organización o gobierno que esté pensando en incorporar un componente de comunicación estratégica y comunicación para el desarrollo en el sector del turismo.

Metodología de trabajo: ¿Por dónde empezar?

Para facilitar el trabajo,lo primero que tenemos que hacer es

Diseñar una metodología de trabajo transversal y a medida,

y dentro de ella, comenzar a recabar información, bosquejar e interpretar datos y compartir el conocimiento acumulado

Respecto a cómo diseñar una metodología de trabajo transversal y a medida, será tema de otro post, pero mientras tanto, voy a contarles cómo hacer para empezar a diseñar la estrategia.

Podemos empezar a hacernos preguntas, escribirlas y compartirlas,

para que nos de luz sobre las principales problemáticas, las interrelaciones, las redes de trabajo, la estructura de los actores involucrados, grupos de interés o “stakeholders», término que se utiliza para definir a los públicos interesados o al entorno interesado.

¿Qué tipo de preguntas nos podemos hacer?

Las preguntas pueden estar orientadas a construir una o dos frases claves, que guíen la estrategia de comunicación, el discurso comunicativo.

Para ello, nos remitiremos a las preguntas de QUIÉN, QUÉ, CÓMO, DÓNDE, CUÁNDO, POR QUÉ, PARA QUÉ, CUÁNTO.

Si no sabes cómo hacerte preguntas o dónde encontrar esas respuestas, te recomiendo una pequeña inmersión en el contexto o campo de trabajo, que te permita «vivir la experiencia» desde distintos puntos de vista y actores.

De esa manera, podrás enriquecer tu estrategia con elementos del diseño de experiencia, o el diseño de estrategias centrado en el usuario. Este es un tema también bien complejo, que tal vez podamos conversar en otro post. 🙂

Mientras tanto, les dejo mi experiencia de turismo sostenible y comunitario y cómo conté la historia que me permitió adentrarme en el contexto de los actores y el territorio, y diseñar desde allí la estrategia de comunicación para el desarrollo.

En un principio, no es necesario hacerse TODAS las preguntas, pero sí es necesario comenzar por las más importantes, que tienen que ver con QUIÉNES, QUÉ y CÓMO, es decir: INTERLOCUTORES-ACTORES, MENSAJES CLAVES, MEDIOS Y CANALES.

Voy a darte algunas pistas respecto a estas preguntas y cómo gestionar la información principal.

En esta primera entrega del post, vamos a comenzar a preguntarnos QUIENES son los actores involucrados que tengo que tener en cuenta en la estrategia de comunicación para el desarrollo de la política pública de turismo sostenible.

La idea es que poco a poco, podamos ir construyendo una estrategia de comunicación general, teniendo en cuenta las recomendaciones y guías que iré preparando para las distintas entregas, de modo que cada quien lo pueda adaptar a la realidad de vuestras instituciones o gobiernos.

Tener en cuenta que esta NO es una estrategia a medida, y que por lo tanto, el éxito de cada estrategia dependerá de la creatividad, el conocimiento y el talento de cada profesional de proyecto que se dedique o investigue respecto a esta temática, del equipo con el que cuente, y de los recursos disponibles. Como todo, no hay magia en esto, sino trabajo y más trabajo. 😉

QUIENES

El sector turístico se caracteriza por la gran fragmentación de actores, sin embargo, podemos diseñar un mapa visual y apuntar aquellos que estén más cerca de ser afectados directamente por las decisiones de una política pública de turismo sostenible, y aquellos que estén más cerca de tomar dichas decisiones.

Ejemplos:

• Autoridades públicas de sectores del gobierno en áreas como turismo, economía, medioambiente, cultura, transporte, y educación. Tanto del área de ministerios, como de gobiernos locales.
• Negocios y empresas de turismo, restauración y hostelería, operadores y guías turísticos, y otros proveedores de servicios relacionados, pequeños y grandes
• Empresas B, áreas de responsabilidad social de algunas empresas de turismo o de servicios relacionados.
• Comunidades, activistas y grupos sociales que viven y trabajan en el territorio, directamente relacionados con el turismo y el cuidado del medioambiente
• Organizaciones sociales e instituciones que trabajan en el sector turístico o prestan y desarrollan productos y servicios relacionados al turismo
• Medios de comunicación y periodistas turísticos y de medioambiente
• Universidades y otras instituciones de educación en turismo, medioambiente, etc.

Para poder trabajar con tantos actores, es recomendable mapearlos.

¿Cómo lo hago? No te preocupes, aquí tienes “Guía para diseñar una matriz de actores para una estrategia de comunicación” de manera participativa y abierta.

Además te puedes descargar un check list infográfico para organizar el mapeo de actores aquí. 😉

Hasta aquí espero te haya servido mis recomendaciones para que empieces a diseñar desde tu organización, institución o empresa.

¿Qué sigue ahora?

Ponerse a trabajar. Descarga y completa la planilla, o haz tu propia planilla. Cuando tengamos todo listo, podemos pasar al siguiente nivel con más tips y recomendaciones para completar todos los pasos y aprender juntas/os a «Cómo planear la comunicación para el desarrollo de políticas públicas de turismo sostenible».

No olvides dejarme tus comentarios, dudas y requerimientos al final del post. Me serán de gran ayuda para enriquecer mis contenidos. ☺

Hasta la próxima entrega.

Guía para diseñar una matriz de actores para una estrategia de comunicación

Hace algunas semanas participé junto con la municipalidad de mi ciudad, la Universidad pública y varias organizaciones sociales, de una actividad de mapeo de actores para la planificación estratégica

Esta matriz o sociograma, consiste en un diseño visual que permite mapear las vinculaciones entre actores, sus intereses y sus capacidades frente a la solución de un problema o necesidad.

Lo bueno de esta metodología es que se puede utilizar una versión acotada, para trabajar estrategias específicas, y es posible realizarla en grupos pequeños o grandes, presencial o a distancia.

Entonces me pareció una gran oportunidad compartirles esta experiencia, aplicada al diseño de estrategias de comunicación para el desarrollo de manera participativa, y dejarles una guía paso a paso para que lo puedan hacer por ustedes mismos.

Intentaré sistematizar para mis lectores algunos puntos claves que pueden apuntar para vuestros planes de comunicación.


Objetivo del mapa de actores:

Describir las redes de interacción para la gestión de la información y los datos, y visualizar los intercambios comerciales, de conocimientos y de recursos.

Primer paso: Definir el grupo de trabajo que ayudará a mapear los actores

Esto se puede hacer con personas representativas de distintos sectores involucrados, o al menos con un grupo bastante heterogéneo que tenga conocimientos del problema de comunicación. Si es una Organización, se puede invitar a técnicos de proyectos, voluntarios y algunos tomadores de decisión, teniendo en cuenta la equidad de género, intercultural, representatividad, etc.


Segundo Paso: Definir una pregunta central que responda a nuestro problema o necesidad como grupo, comunidad o institución

En el caso de la municipalidad, utilizamos la pregunta sobre QUIENES son los actores necesarios para impulsar la participación por el buen vivir de la comuna.

En un caso general, habría que preguntarse por los actores necesarios para resolver un problema de comunicación o para satisfacer necesidades comunicativas, y los actores que si o sí intervendrían en el proceso de comunicación, así como aquellos que serían afectados o impactados por los resultados.

Como sea, siempre esta pregunta tiene que estar acotada y descripta desde la realidad y particularidad de cada institución o grupo, teniendo en cuenta que estamos mapeando actores y sus redes de interacción.


Tercer paso: Preparar el escenario de trabajo y los recursos necesarios para facilitar el trabajo visual de construcción del mapa

Para este paso, bastará un espacio cómodo, una pizarra o papelógrafo, papel, anotadores y marcadores.

También se puede hacer con programas informáticos o el típico Word o similar en tu oficina, luego compartir el documento con google docs y animar a tus colegas para que te ayuden a completarlo, realizando sesiones virtuales de trabajo.

No es lo ideal cuando se trata de grupos no acostumbrados a trabajar con herramientas digitales, pero es una buena opción cuando se trabaja a distancia, y cada vez será más útil aprender a integrar ambas técnicas.

1437370140010

Cuarto paso: Realizar la dinamización de las conversaciones y procurar una facilitación gráfica accesible.

Tanto si es un grupo pequeño, grande o dos técnicos solos en la oficina, procura dibujar y utilizar recursos para facilitar la visibilidad del mapa de actores, cómo se relacionan, el flujo de conversaciones, la influencia, la relación de poder, de dependencia, y otros factores que surjan durante el mapeo.

Ten en cuenta las herramientas digitales que te pueden ayudar en esta tarea, tanto para la facilitación online como para el registro y posterior intercambio de lo conversado.

Te recomiendo usar infografías, canvas o la clásica plantilla de power point. Y por supuesto, combinar lo digital con los materiales de papelería y lápices y papeles de colores de toda la vida.


Quinto paso: Consolidar los resultados de la facilitación gráfica y construir con ello una base de datos de actores claves.

Para este último paso, vas a necesitar dejar en reposo el mapa construido en los primeros 4 pasos y tomarte este último como una nueva instancia de trabajo, para poder analizar los resultados y las relaciones de influencia mutua entre actores.

En una próxima entrega vamos a explicar cómo realizar este paso y por supuesto, tendré lista una guía y una plantilla súper útil, que compartiré contigo totalmente gratis.

Mientras tanto, ¡tienes tarea que hacer!. Y para animarte a comenzar ya mismo aquí te puedes descargar gratis un check list que he diseñado especialmente para tí.

Mapeo de actores
Descarga el check list aquí

Es importante aclarar que existen distintas formas de mapear actores. Las prisas y la falta de presupuesto, a veces nos obliga trabajar con lo que tenemos a mano, en la oficina o con un grupo de trabajo específico (muchas veces sólo lo realiza el técnico de comunicación y al menos un asistente); pero lo ideal es que se haga a través de un diseño participativo y abierto.

Obviamente, para una estrategia de comunicación para el desarrollo, usaremos esta última opción.

Es una metodología muy práctica, por lo que es mucho más entretenido y dinámico poder conocer y practicar con ella de manera presencial, en un taller o de manera virtual, durante un buen rato de intercambio cafetero vía internet. ☺

Cuéntame qué te ha parecido en los comentarios de este post.

Nos vemos en la próxima entrada. 🙂

El desafío de tener el huerto propio

Hace muchos años que vengo intentando vivir de manera sostenible, consumiendo responsablemente y siendo más respetuosa con mi entorno. Una de las tantas cosas que he hecho fue cambiar mi alimentación, poco a poco, haciéndome vegetariana o como le gusta decir a un colega médico, «veganizando mi comida».

Me encanta la cocina vegetariana porque además de sana me permite innovar constantemente y probar nuevos sabores.

Esto es así porque soy muy consciente de que para comer sano hay que aprender las propiedades de los ingredientes y también aprender a combinarlos y cocinarlos de la mejor manera para aprovechar no sólo sus sabores, sino también sus nutrientes. Por eso, cada vez que puedo, prefiero cocinar y prepararme mis propios alimentos y los de mi familia. Sin embargo, esto no quita que me gusta descubrir lugares interesantes donde te ofrezcan el plato listo y rico y a buenos precios. Como por ejemplo, este que me perdí este sábado, del restaurante vegetariano La Fraternal.

menu-lafraternal

Sucede que en esta ciudad, encontrar lugares BBB (bueno, bonito, barato, y con barato me refiero, el precio justo) resulta complicado. La mayoría de los espacios o iniciativas que tienen que ver con la ecología y la vida saludable, están en directa relación con el lucro y el lujo. Me desanima tener que ir a una feria verde o mercado ecológico y comprobar que los precios son tan poco razonables, además de que suelen hacerse en los barrios más lujosos de Santiago. Todo un pack.

Lo de que la alimentación y la salud son un derecho, todo muy bien, pero en la práctica, se alimenta bien quien puede.

Así que, de momento, entre mis tantos desafíos, me he propuesto aprender a producir mis propios alimentos, al menos la base de alimentos frescos y sanos que ingiero diariamente. Y para comenzar, me he apuntado a un curso de huerto urbano.

Después de mucho buscar, he encontrado dos propuestas interesantes a precios razonables. He buscado en muchos lados, y todos, a saber por lo que me pedían, me daban la sensación que con un cursito de “pase el que sigue” querían vivir 6 meses. Uno pertenece a Agrocultiva, de la Ingeniera Agrónoma Paula Rosales, que además del curso, tienen un servicio de ecocaja a domicilio. (Aunque el costo de este último producto no me convence del todo).

taller huerto urbano-agrocultiva

Y el segundo, que es donde me he pre-inscripto es de la ONG Cultivos Urbanos en el Huerto Urbano Yungay, que tiene buena pinta, sobre todo porque es bien comunitario, y por todo el movimiento cultural del barrio Yungay, uno de los barrios más emblemáticos de Santiago.

taller huerto urbano

Mi experiencia con los huertos por el mundo.

Mi primera gran experiencia con los huertos fue cuando trabajé con un proyecto de mujeres rurales en Costa Rica. Con ellas aprendí muchísimo sobre la importancia de tener la capacidad de producir tu propio alimento. Eso te empodera. Además, te hace feliz. Y como si fuera poco, puede ser una fuente adicional de ingresos.

AF1

Derechos de Foto: Ministerio de Agricultura de Costa Rica.

La segunda experiencia, fue cuando colaboré en otro proyecto de huerto, esta vez urbanos, en el centro de la ciudad de Valencia, España. El Huerto City. Con este emprendimiento, aprendí la importancia de los lazos comunitarios, a volver a lo natural. Además de novedosas maneras de experimentar e innovar en un laboratorio verde y ecológico. (Si quieres saber más de este proyecto lee aquí mi post dedicado al mismo)

Huerto-City (295)

Derechos de Foto: Proyecto Huerto City

Esta tercer experiencia con huertos toca bien al sur. Y ojalá, si todo sigue como hasta ahora, a fin del curso podré planificar y tomarme en serio mi proyecto de tener mi propio súper huerto urbano, de momento de terraza, tampoco soy pretensiosa, sé que es un proyecto que lleva su tiempo y dedicación. Por ejemplo, «aprender el hábito de regar y no olvidarse de hacerlo». Elemental, pero juro que se me olvida.

A medida que vaya avanzando y si me aprueban en el curso, prometo compartir algunos tips. 🙂

ronfinley-huerto

Ellas en bici

Comienzo este primer post de la sección “estilos de vida/ mujeres en bici” en ocasión de una efemérides. O mejor dicho dos.

El mes de abril es el mes de la bicicleta y además se celebra el día mundial de la tierra.

La historia de la conmemoración de la bici tiene poco que ver con pedales, se trata más bien de una anécdota. Un 19 de abril de 1943, Albert Hoffman, el inventor del LSD, salió a andar en bicicleta para probar el alcance de su invento. Una historia que por fortuna se impuso la bici. Desde entonces, cada año se realizan eventos y actividades destinadas a celebrar y promover el uso y los beneficios de la bicicleta, convocados por distintos grupos de personas y organizaciones de ciclistas.

Muchos de estos movimientos urbanos son liderados por mujeres.

La relación de las mujeres con la bici ha ido evolucionando desde su comienzo a fines del siglo XIX hasta el presente, donde la proporción de mujeres ciclistas en relación a los varones va en aumento en las grandes ciudades latinoamericanas como Santiago, México DF o Buenos Aires. También, por suerte, en otras ciudades del mundo.

Sólo en Santiago, se estima que más del 30% de ciclistas son mujeres* . Aunque en relación a la media mundial (20%) este número represente un avance, aún hay grandes diferencias con los países de mayor usuarias de bicicletas. (Más de un 45% en países como Dinamarca y Alemania**)

El cambio se debe en gran parte al trabajo realizado por organizaciones que promueven el uso de la bicicleta, y a los movimientos de mujeres tales como mujeres en bici, que tiene lugar en muchas ciudades del continente, y la Asociación Macletas en Chile. Sin embargo, aún adolece de mejores infraestructuras y de condiciones más seguras especialmente para las mujeres, como las que cuentan los países donde su uso está más generalizado, y sobre todo de una mayor concientización del uso y del respeto por la bicicleta como medio de transporte en la ciudad.

Si bien, como dijera Susan Brownell Anthony, “la bicicleta ha hecho más por la emancipación de la mujer que cualquier otra cosa”, queda mucho por hacer todavía, no sólo en la emancipación de la mujer sino también en la emancipación del uso generalizado de la bici por todas las mujeres que deseen moverse en ese medio de transporte de manera habitual, no sólo como deporte.

Cambia el escenario de una ciudad, cuando cada vez hay más mujeres de todas las edades rodando cotidianamente, que se animan a ir al trabajo en sus bicicletas, a la universidad, a un evento, a pasear, a hacer las compras.

Actualmente, la mujer y la bici son protagonistas de un cambio y emancipación de otro tipo. Hay una nueva generación de mujeres experimentando una nueva libertad, un nuevo estilo de vida más libre y más sano gracias al uso de la bicicleta como medio de transporte. Ojalá cada día seamos más.

* Informe técnico de UyT, Chile: http://www.uyt.cl/
** Infografía publicada en Diario en Bici, consultado 22-04-2014: http://diarioenbici.com/porcentaje-de-mujeres-que-viajan-en-bici/

Mi Vida es Bella

Hemos trabajado en el proceso de diseño y creación de la marca «Mi Vida es Bella», un espacio donde confluyen la moda, el diseño de autor y las bicis urbanas.

Diseño y conceptualización de idea y plan de negocio, branding, plan de comercialización

Desarrollo y consolidación de la plataforma de ecommerce: www.mividaesbella.cl

Creación de campañas de marketing digital y estrategias de redes sociales

 

lavidaesbella