Archivo de la etiqueta: conversaciones

Emprendedoras Viajeras, ¡se viene la segunda convocatoria The S Factory!

En el evento de networking de Travel Massive que asistí, me encontré con Patricia Hansen, directora de The S Factory, la primera pre aceleradora exclusiva para mujeres emprendedoras líderes que busca apoyar proyectos en etapa temprana de desarrollo (menos de 6 meses)

The S Factory es una iniciativa liderada por el programa de emprendimiento Startup Chile, y entregan un capital de 15.000USD para un programa de 12 semanas para sacar adelante cada proyecto.

Según datos del Banco Mundial (BID), se estima que entre un 25 y un 35% de las personas que emprenden son mujeres, aunque estas cifras se reducen cuando se trata de empresas de base tecnológicas.

Por ejemplo, el estudio “Mujeres Emprendedoras en la Universidad Iberoamericana: casi todo por hacer” (PDF), editado por RedEmprendia con el respaldo de Banco Santander, indican los bajos números en el liderazgo de empresas de reciente creación y cómo la presencia femenina se reduce en los sectores tecnológicos, a los que se vinculan muchas empresas de origen universitario.
 

Para Carolina Arce, fundadora de la plataforma Smartkidi y ganadora del programa One Billion Women Impact 2014, “las mujeres hoy son las mayores consumidoras de tecnología, sin embargo, no están considerando la opción de estudiar carreras de base tecnológica. Prácticamente no hay mujeres creando tecnología. ¿Cuántos productos o nuevos servicios se está perdiendo el mundo?”.
 

Oportunidad para crear startups de turismo liderados por mujeres

Así las cosas, no puedo estar más de acuerdo con estas iniciativas orientados a mujeres emprendedoras en fases tempranas. Aún queda mucho por hacer, pero es un comienzo.

Patricia Hansen comentaba en el encuentro de Travel Massive, que el turismo es un sector que presenta una gran oportunidad para los emprendedores. Y que, de hecho, las startups de turismo suelen tener alto vuelo.

Si vemos, los informes de la Organización Mundial del Turismo (OMT), las mujeres constituyen una elevada proporción de la fuerza laboral del sector turístico, pero ocupando puestos de trabajo de servicio y de oficina, y otra vez, muy poco representadas en niveles ejecutivos y directivos.

Por lo tanto, este sector sería una gran oportunidad para las mujeres conocedoras del mercado turístico, pero con necesidad de apoyo en herramientas y asesorías de negocios.
 

Otros datos

Conocer un poco de los proyectos seleccionados,las temáticas y los países más representativos, aunque sea a pequeña escala, nos puede dar luz hacia dónde va el emprendimiento femenino de base tecnológica.

Según datos recolectados desde Startup Chile y The S Factory, durante la primera convocatoria fueron seleccionados 15 proyectos, de una base de 35 países diferentes, entre los cuales, los más representados son Chile (54%), EE.UU. (8%), Argentina (5%) y Venezuela (3%).

Esto es un hecho muy positivo para las emprendedoras chilenas, como líderes de las postulaciones al encuentro, y anima a otras tanto del país y de la región ha atreverse y mandar sus ideas.

Lo siguiente, será crear iniciativas que contemplen la complejidad de la vida de la mujer emprendedoras en todas sus facetas propias de género, tales como la educación, la cultura, la maternidad, los diferentes recursos con los que que cuenta en términos de capital social y económico, etc.

El hecho de que solamente el 7% de las iniciativas de las emprendedoras iberoamericanas llegan a la fase de internacionalización (GEM Global, 2012) no es un dato menor, y si a eso le sumamos la baja matrícula de mujeres en carreras de mayor potencial de crecimiento e innovación, como el sector tecnológico, ya tenemos mucho por trabajar y mejorar.

 

La convocatoria

Como sea, si eres una emprendedora nata, si te gusta la innovación, la tecnología, eres una apasionada de las redes sociales y los nuevos modos de crear comunidad y soluciones, no dejes pasar esta oportunidad.

La convocatoria para The S Factory abre el próximo lunes 24 de agosto, y desde Conversaciones Digitales, las animo a que se presenten con su idea.

Pueden ver más detalles en el sitio web de la aceleradora y de paso, les dejo los datos de las women 2.0 que he nombrado aquí a quien pueden seguir en Twitter y estar al tanto de estos temas, además de seguir a las organizaciones que ellas dirigen

 
 

Patricia Hansen, Executive Director @TheSFactoryCL

Carolina Arce, Directora de @GirlsinTech_CH

Aplicaciones para The S Factory: http://www.thesfactory.org/apply.html

 

Sigue la conversación en Twitter!!


 

Únete a nuestra tribu de Emprendedoras Viajeras en Facebook


 

Emprendedoras y Viajeras
Emprendedoras y Viajeras
 
Sigue la página de Facebook

 

[facebookpost https://www.facebook.com/cintia.oliva2/posts/418942964973494]

Conversar, discutir, callar

Es importante aprender a conversar. Conversar no es discutir. Discutir no es ni malo ni bueno. Discutir es un ejercicio. Conversar es el arte. Pero lo verdaderamente difícil es saber discernir entre conversar, discutir, callar.

Con el tiempo he comprendido que es mucho mejor dejar que la gente diga lo que tenga que decir, aunque resulte tedioso, aburrido y contradictorio. Incluso provocador.

Se gasta más energía entrando en discusiones estériles que no llevan a ningún sitio que pasando de ellas. He aprendido que es mejor leer y escuchar la cantidad de tonterías que se pueden llegar a expresar, y luego reírse de ellas sin que nadie se entere. Eso anima más el alma y el espíritu que ir por la vida tratando de defender posiciones. Aunque del otro lado, tengamos al peor troglodita de la historia.

Estoy preparada para escuchar aún más tonterías porque estoy convencida que el peor argumento y la peor opinión aún no se han dicho.

He aprendido que mientras más se hable desde un arraigo nacionalista que divide el discurso entre nosotros y los otros, más riesgo existe de caer en la trampa de la visión sesgada, altanera y prejuiciosa.

Los prejuicios y las etiquetas ensucian la conversación

Hay tantas etiquetas en el mundo sobre los grupos y las personas de tal o cual lugar o estilo, que de resultar divertido como broma entre iguales, termina siendo paradójicamente ridículo, y hasta peligroso, cuando el poder de etiquetar y por ello de decidir sobre el destino de esos grupos recae en personas resentidas, enfermas o desalmadas.

Igual resulta cada vez que, para intercambiar ideas, las personas necesiten escudarse detrás de un disfraz, un alias, o un grupo de contención o identitario. Es cada vez más difícil poder distinguir y respetar posiciones racionales en un mundo cada vez más irracional.

No pretendo un mundo sin conflictos discursivos. Ojalá la palabra y las conversaciones sean lo último que se pierda o lo único que nos quede.

Después de todo, qué somos sin pensamiento y sin el lenguaje hablado y escrito.

Digo, entonces, que es mejor dejar ir ciertas cosas, al intercambiar ideas entre personas. Dejar expresarse y leer y reír, reír a carcajadas de las cosas que uno lee o escucha. Cada vez que se pueda y cada vez que se deba.

La vida resulta más divertida cuando la gente dice que sí, pero, a veces, resulta muy aburrida cuando no dice nada.