Archivo de la etiqueta: Experiencias

Cómo conocí México y sus Pueblos Mágicos

Diapositiva3

México es uno de esos países al que le tenía ganas hace tiempo. No sé por qué, pero tiene ese encanto de las fábulas o leyendas llenas de magia que te cuentan cuando eres pequeña.

Por algún motivo u otro, nunca había podido llegar a aquel país. La primera vez que aterricé en México fue en Cancún. En el aeropuerto; 8 horas hasta mi próximo vuelo que me llevaría a Costa Rica, país donde viví 3 años.

Recuerdo esta experiencia y parece que las cartas hubieran estado echadas de hace rato.

Uno de mis relatos que realicé de mis viajes por Costa Rica fue premiado como ganador del Concurso de Blogger organizado por la Organización Mundial del Turismo (OMT) y el gobierno de México, en ocasión del Día Mundial del Turismo 2014.

Como si fuera un guiño del destino, el avión de México me llevó a Costa Rica, y las historias sobre Costa Rica me dieron el boleto a México.

Visto así suena a magia. Como la magia que encontré en México. Al México que yo quería conocer. Sus Pueblos, su gente y sus proyectos de turismo rural y comunitario.

¿Por qué se llaman Mágicos?
 

Foto by @SoyJulen
Foto by @SoyJulen
Tal vez no sean “mágicos” en el sentido estricto de la palabra, como pensó una colega periodista a quien conocí en el viaje.

-¿pero son mágicos porque allí hay gente que hace magia?, me preguntaba dudosa
-Podría ser, pero no es el caso, al menos no lo sabemos, le respondí con cierta picardía.

Pero, un pueblo que a través del tiempo y ante el peso acuciante de la modernidad, ha sabido conservar, valorar y defender su herencia histórica, cultural y natural, y manifestarla al mundo como patrimonio irremplazable, es sin duda, un lugar mágico.

Un pueblo mágico es una localidad que tiene atributos únicos, cotidianos, simbólicos y auténticos, que ofrecen experiencias únicas a los viajeros, y que por lo tanto, representan una gran oportunidad para el aprovechamiento turístico.

La magia del marketing turístico

 
logo-pueblosmagicos
 
Pueblos Mágicos es una iniciativa del gobierno de México, liderada por la Secretaría de Turismo (Sectur) y en colaboración con diferentes sectores gubernamentales. El proyecto se ha venido posicionando exitosamente gracias a una planificada estrategia de branding o marca turística, como parte del programa de desarrollo y marketing turístico de la Secretaría.

Como en muchos destinos turísticos, la estrategias de marketing apuntan a diversificar la oferta de programas y campañas para adaptarse a las nuevas tendencias en la forma que la gente viaja, conoce y consume.

Es un programa pensado para “revalorar a un conjunto de poblaciones del país que siempre han estado en el imaginario colectivo de la nación”, explican desde la Sectur de México.

Desde el punto de vista del marketing y la promoción turística, Pueblos Mágicos es una iniciativa interesante que puede ser replicada según cada contexto o que sirve de inspiración para diseñar políticas públicas en turismo para promover el desarrollo local y comunitario pero también para preservar la cultura y las tradiciones.

Así lo consideró el Secretario General de la Organización Mundial de Turismo (OMT), Taleb Rifai, a quien conocí durante la exclusiva rueda de prensa luego del Diálogo de Alto Nivel sobre Turismo y Desarrollo Comunitario que se llevó a cabo en el marco del día Mundial de Turismo en Guadalajara, Jalisco, México.
 

Durante la rueda de prensa en Guadalajara.
Durante la rueda de prensa en Guadalajara.
 
La oportunidad del turismo rural y comunitario
 

Foto by @UNWTO
Foto by @UNWTO

 
De los estudios de tendencias, se rescata la figura de un nuevo perfil del turista: “más sensible a nuevas experiencias y valores, con mayor criterio en sus procesos de decisión, más respetuoso de las culturas locales y capaz de valorar contenidos culturales auténticos e interpretados con rigor”. (Sernatur Chile, estudio de mercado 2008)

Según datos de la Organización Mundial de Turismo, sólo en Europa hay alrededor de 6,5 millones de viajeros al año interesados en turismo comunitario.

Pueblos Mágicos son por tanto, un opción ideal dentro de la gran oferta turística de México, y por esto mismo, fue incluido como destino dentro de la gira de prensa en la que participé, ya que el lema del día mundial del turismo 2014 fue justamente este: Turismo y Desarrollo Comunitario.

Experiencias de viaje

Gracias a este viaje por los pueblos mágicos de México, pude conocer maravillosos proyectos de turismo rural y comunitario de diferentes familias y lugares.

De mi maleta de viaje he sacado sólo la ropa; pero he dejado guardadas, como esperando ver la luz, muchas historias “mágicas” para compartir, recrear y reir.
 

P1090611

Historias de emprendimiento, de arte y cultura, de sueños cumplidos, de gastronomías y recetas típicas, de lucha y conquista, de trabajo y pasión por lo que se hace.

Historias de aventuras, de adrenalinas y de risas, que huelen a cosas ricas, a la comida de la abuela, a frutos de todos los colores, y como no podía ser de otra manera, huelen a café. ☺

P1090415

Porque de esto se trata México. De una riqueza multicultural y de sensaciones experienciales impresionantes.

Entonces, si te gusta viajar y vivir este tipo de experiencias… ¡a qué esperas para armar tu próximo viaje!.

Si aún no es tu momento, pero quieres saber más historias inspiradoras, entonces este es tu lugar.

No te pierdas ninguna historia de la ruta México-Pueblos Mágicos, Guadalajara-Jalisco. Pásate por aquí más a menudo, pero si se te olvida, no te preocupes, yo te puedo avisar: Suscríbete a mi blog! 😉

Mi ciudad en pedacitos de espejos

Yo no vivo en ninguna ciudad. Mi vida transcurre desde hace poco más de 10 años, cuando algo se me antojó curiosidad y comencé a vivir la vida experimentando al filo del abismo de perderlo o el éxtasis de conseguirlo.

En ese mundo caótico, tomé la decisión de abandonar el país donde nací y crecí. Sentía que el aire que respiraba me resultaba denso, y me costaba expresar palabra si no fuera gritando o callando. Los extremos nunca fueron mis aliados, uno u otro temperamento hacía trastabillar la imagen que de mí tenía la gente, (que en aquella época y en aquel lugar era más que la sed) y con ello la posibilidad de entablar mejores relaciones, y una cada vez más costosa manera de expresarme como yo era realmente. La vida me estaba jugando una mala pasada, segun yo creía, y decidí hacer un giro total en la esquina de mayor trafico.

Tomé prestada un alma, porque entre tanto cambio, ni yo estaba segura de mi sombra. Marché a Europa, sin saber muy bien para qué ni cómo, sólo era el deseo de huir.

Han pasado 7 años y aquí sigo por el mundo, cambiando de casa en casa.

Contrario a todos los mitos que se dicen por allí, yo no sufro el desarraigo, por el contrario, sufro el miedo a regresar, y me embriago en la pasión de estar fugada de los recuerdos que menos me gustan de mi vida.

He hecho de todo, aunque eso sería exagerar, digamos que he vivido muchas cosas en un tiempo record. Eso si lo comparo con lo poco que he vivido en los 7 años anteriores al giro en u.

Con las vidas que he vivido en cada parte, y con la gente con la que me he encontrado he reconstruido una ciudad nueva. Ahora puedo decir que vivo en una ciudad maravillosa hecha con pedacitos de espejos.

Las imágenes que he rescatado de mi retina, se han escabullido por el lente de una cámara de ocasión. Y es por eso que mi ciudad son fragmentos de imágenes y de textos, es una ciudad vivida, un no lugar, una ciudad construida con pedacitos de espejos.

La intención de este relato fotográfico, es contar poco a poco, cómo la he construido y de dónde he sacado tantos pedacitos, y cómo a veces, muchas veces, resulta revelador, vertiginosamente osado y divertido, mirarse y mirar al mundo en una serie de espejitos rotos donados o prestados por otros, ganados o robados en el rumbo de la vida.